No tengo talentos especiales pero, si, reconozco que soy tremendamente curiosa

miércoles, 28 de diciembre de 2011

Para el nuevo año quiero...

Quiero salud, en la vida de los míos y en la mía.Una vida plena de emociones, amor, felicidad, alegrías, risas, miradas, complicidad, madurez, sinceridad, honestidad, comerme el mundo sin que me coma él, poder contar a alguien como me siento cada día, recibir abrazos, dar abrazos, tranquilidad, serenidad, ilusión, paz, besotes, saludos, nada de despedidas, luz, esperanza...Y UN COCHE NUEVO, LOS CUADROS QUE ME FALTAN PARA LA CASA, QUE MI HIJO APRUEBE EL CARNÉ, UN PISO EN LA PLAYITA, UN GRAN VIAJE , ....VALE!!!!! ME HE PASADO, SE ME FUE LA PINZA!!...TRABAJO DIGNO PARA TODOS Y UNA VARITA MÁGICA PARA NUESTROS POLÍTICOS...QUE TENGAIS UN BUEN AÑO.

jueves, 22 de diciembre de 2011

Nunca perdamos el Norte


De un tiempo a esta parte, en mis  últimos años, me he cuestionado mi actitud ante la la vida. Cómo he vivido mi juventud y parte de mi madurez: Cuando he hecho lo que realmente me apetecía, si he dicho siempre lo que de verdad sentía o pensaba...Si he callado demasiado( pensando en evitar sufrimiento a las personas que quiero)  a  cuantos viajes he renunciado, cuantas fiestas, cuantos trabajos abandonados,cuantas noches, cuantos sueños....
Quien me conoce, leyendo esto, pensaría " como se lo cuestione dos veces, revuelve Roma con Santiago y trata de recuperar lo perdido"
Pues no!!!!!! Nada de eso!!!!!! Porque, si bien mi edad, en estos momentos, me da cierta potestad para hablar y actuar sin temor a nada. También me da la cordura  y la experiencia  que me ayuda a ser sabia en ocasiones y ver que,  lo que dejé en el camino, es mi curriculum y aprendido queda. Ahora, sólo me resta poner en práctica las lecciones que me enseñó la vida, y alegrarme por sentir que un  aprobado, ganado siendo como soy, me permite mirar atrás y hacia delante con dignidad y orgullo.

Realmente, siempre y en cualquier circunstancia, dije lo que pienso. Permitan que me jacte de ello, tengo la edad!!



martes, 13 de diciembre de 2011

...Y nunca más me gustó la Navidad...

...Mis amigos me visitan a menudo, si tardo, me llaman. Mi familia, no necesita una ocasión especial para convertir, cualquier día, en inolvidable y tomar la copa y la tapita en casa.
Los regalos, lo son cuando no se esperan. Y, los recuerdos, se asoman a lo largo de todo el año, animando a reír o llorar dependiendo de cómo tengamos el día...
Me gusta pasear entre la gente, las luces, los villancicos, los juguetes,los comercios...y poder sentir que no tengo que organizar, comprar, regalar...que no tengo que ser parte activa en este gran montaje en que se ha convertido la Navidad, simplemente  ¡¡¡ No me apetece!!!
Me gusta observar la Navidad y perderme en ella, en estos últimos años, casi comienzo a disfrutarla...

jueves, 1 de diciembre de 2011

Las ilusiones perdidas, Concha Caballero

No se van en trenes con maletas de cartón pero llevan sus bienes más preciados: un portátil, un móvil de última generación regalado por un familiar o conseguido a base de una lucha de puntos sin cuartel. Suelen tomar un vuelo de bajo coste, cazado pacientemente en las redes de Internet. Se van a hacer un máster, o han logrado una mal llamada beca Erasmus que costará a la familia la mitad de sus ahorros. Otras veces van a hacer de au-pair, de auxiliar de conversación, o a cualquier trabajo temporal. La familia va a despedirlos a la puerta de embarque y mientras se alejan disimularán unos su pena y otros su incipiente desamparo. "Es por poco tiempo -se dicen-. Dominarán el idioma, conocerán mundo... Regresarán en pocos meses".


Hasta hace poco era un privilegio de los nuevos tiempos que les permitía gozar de una libertad sin límites, de un mundo sin fronteras, de una capacidad casi infinita de aprendizaje... Hasta que llegó la crisis y la maleta pareció distinta, la espera en la fila de embarque más embarazosa, la despedida más triste y el fantasma de la ausencia definitiva más cercano.
No. No llevan maletas de cartón, ni hay aglomeraciones en el andén de la despedida. No se marchan en grupo, sino uno a uno. Aparentemente nada les obliga. Ha sido una cadena invisible de acontecimientos. Estuvieron allí hace unos años, o tienen una amiga que les ha informado de que puede encontrar algún trabajo con facilidad. No pagarán mucho, eso es seguro, pero podrán ganarse la vida con cierta facilidad... A fin de cuentas aquí no hay nada.
Y se marchan poco a poco, sin alboroto alguno. Un goteo incesante de savia nueva que sale sin ruido de nuestro país, desmintiendo la vieja quimera de que la historia es un caudal continuo de mejoras.
No hay estadísticas oficiales sobre ellos. Nadie sabe cuántos son ni adonde se dirigen. No se agrupan bajo el nombre oficial de emigrantes. Son, más bien, una microhistoria que se cuenta entre amigos y familiares. "Mi hija está en Berlín", "se ha marchado a Montpellier", "se fue a Dubai" son frases que escuchamos sin reparar en el significado exacto que comportan. Escapan a las estadísticas de la emigración porque suelen tener un nivel alto de estudios y no se corresponden con el perfil típico de lo que pensamos que es un emigrante. Quizá en las cuentas oficiales figuren como residentes en el extranjero, pero deberían aparecer como nuevos exiliados producto de la ceguera de nuestro país.
En los tiempos de crisis que detallan cada euro gastado nadie computa los centenares de miles de euros empleados en su formación y regalados a empresarios de más allá de nuestras fronteras con una torpeza sin límites, con una ignorancia sin parangón. Menos aún se cuantifican el esfuerzo de sus familias, las ilusiones perdidas y sus sueños rotos en mil pedazos.
No llevan maletas de cartón, pero componen un nuevo éxodo que azota especialmente a Andalucía, que dispersa a nuestros jóvenes por toda Europa y gran parte del mundo, que nos priva de su saber, de su aportación y de su compañía. Pero, aparentemente nadie se escandaliza por esta fuga de cerebros, lenta pero inexorable, que nos privará de muchos de nuestros mejores talentos. Nadie protesta por esta nueva oleada de exiliados que son una acusación silenciosa del fracaso y de engaño. Se van en silencio por el túnel de embarque en el que les alcanzará la melancolía por la pérdida temprana de su tierra.
No son, como dicen, una generación perdida para ellos mismos. No son los socorridos ni-nis que sirven para culpar a la juventud de su falta de empleo. Son una generación perdida para nuestro país y para nuestro futuro. Un tremendo error que pagaremos muy caro en forma de atraso, de empobrecimiento intelectual y técnico. Aunque todavía no lo sepamos.

viernes, 25 de noviembre de 2011

Terrorismo doméstico...nos estamos habituando a él?

http:/
Fotografía de Álvaro Martínez Cascante
(Älvaro Martinez Cascante, primer premio de fotografia sobre malos tratos Ayuntamiento de Soria)


Definición de terrorismo: Es un concepto que hace referencia al uso de violencia  por parte  de individuos o grupos contra otros individuos o sectores de una sociedad a los efectos de coaccionar...(Definición ABC)
¿Cuantas víctimas causadas en los últimos años por el terrorismo politico?
¿Cuantas víctimas causadas, en lo que va de año, por el terrorismo doméstico?
Mi condena a estos terroristas !! Y mi petición de igual trato y condenas que para los demás. No quiero pensar que en nuestro país existen víctimas de segunda clase...Mi manifiesto apoyo a todas y todos los afectados por esta lacra social y mi denuncia ante la ineficacia provocada por el desequilibrio entre lo escrito y la práctica de algunas leyes. Una Ley, sin medios suficientes para aplicarla, es una ley poco efectiva.

SI NECESITAS AYUDA: Centro de la Mujer de Jaén* Coordinadora: Natividad Redondo Crespo C/ Hurtado, 4 (23001 Jaén) Tlf: 953 00 33 00 - Fax: 953 00 33 17 cmujer.jaen.iam@juntadeandalucia.es

 

      TLF 24 HORAS MALOS TRATOS: 900 100 009
       TLF  24 HORAS INFORMACIÓN: 900 19 10 10
GUIA: http://www.bizkaia.net/gizartekintza/Genero_Indarkeria/blt2/irudiak/guia_malostratos_c.pdf

martes, 15 de noviembre de 2011

¿A quién no le ha ocurrido?

Difícil, entrar en una sala de hospital. Preocupada, ansiosa por conocer el diagnóstico de esos síntomas que tanto te molestan, pasa una hora, dos...Y te das cuenta de que estas rodeada de personas que están sintiendo igual que tú: el gotero, la muestra de orina, el calmante intravenoso, la silla de ruedas,el termómetro, el pijama azul (que tan poco nos favorece)...Y comienzas a hablar con el sentado a tu izquierda, la señora sentada frente a ti que  pregunta si gotea  el suero, el señor mayor que empuja la silla de ruedas de esa "santa" que caminó junto a él sus últimos cincuenta años y que "casi" atropella a la chica con la pierna recién escayolada; la madre que abraza a su bebé con fiebre alta, el padre que le acerca el café, el familiar preocupado que pregunta al celador, ATS, o cualquiera que pase con uniforme; la megafonía, que nunca funciona correctamente  o la encargada de la misma, que suena como recién operada de amigdalas...Horas interminables en una sala de espera y, a la salida, cansada de agujas y esperas...te despides como si de compañeros de viaje o viejos amigos se trataran...

Sienten y, cuando sienten, parecen que están solos...¿Qué sienten los poetas andaluces de ahora?

martes, 8 de noviembre de 2011

Nunca me gustaron los cuentos


Realmente, cuando evoco los cuentos que me contaban de pequeña, no me resultan nada agradables esos recuerdos.
Creo que algunas pesadillas de mi niñez no fueron sino la consecuencia de escuchar tales relatos. En los que, para que aparecieran los príncipes, las niñas dulces e inocentes tenían que morir o dormir, estar encerradas en una gran torre, besar ranas...Las madres eran despreocupadas y enviaban a sus hijas través de bosques con grandes peligros, dragones, lobos...Sin olvidar a las brujas!! Dios!!!!!!!! Que traumas debieron de crear algunas de estas historias!!
NO, nunca me gustaron los cuentos, ni sus personajes. Mejor historias reales y, a ser posible, con personas reales, buenas o no tanto, pero reales!!

sábado, 5 de noviembre de 2011

Luchadora, diría yo

No hay nada peor que una "piscis" " rojilla "y" cabezota". Ya lo decía mi madre cuando era "más chica" y se preguntaba, pero casi negando con gestos su parte de responsabilidad : ¿A quién habrá salido esta  chiquilla tan
gobernanta y cabezona?....Se ve que desde siempre apuntaba maneras de luchadora y defensora de casos imposibles (así se lee mucho mejor, hasta suena bien).
Y aquí sigo, los años no me enseñaron mucho, y continuo empeñada en tener mi propio blog aún reconociendo que no debe ser nada bueno porque, si alguien entra, se limita a... eliminar las entradas!!!!
Pero no desisto, son cuatro intentos ya, para mi, esa frase..."a la tercera va la vencida" queda lejosssssss.
Si mi madre pudiera verme, me diría : Después de tantos años hija,¡¡¡ Sigues sin aprender nada!!!

Construyendo puentes

La vida no es más que una sucesión de momentos...

jueves, 3 de noviembre de 2011

Día para recordar...

El Día de Todos Los Santos es una tradición católica instituida en honor de Todos los Santos, conocidos y desconocidos, para compensar cualquier falta a las fiestas de los santos durante el año por parte de los fieles.
Personalmente, no recuerdo a santo alguno en este día. Realmente, para mi,  es  uno más de los 365 días del año porque, cada uno de esos días, recuerdo a mis familiares fallecidos. Recuerdo a mis padres, dos personas a las que no vi envejecer y de las que no disfruté lo suficiente. 
No siempre se pueden llevar flores el día de Santos, ni visitar tumbas rezando y pidiendo por cada uno de ellos. No es obligatorio formar parte de esta tradición, los recuerdos y los sentimientos no tienen fecha ni hora establecida. Me gusta regalar y recibir rosas en cualquier época del año, y, si es posible, que cada día, los que me quieren piensen en mi.