No tengo talentos especiales pero, si, reconozco que soy tremendamente curiosa

domingo, 26 de enero de 2014

Desde otra perspectiva.



Observando el panorama nacional es difícil no encontrar tema de conversación para la tertulia del café o la infusión (dependiendo). Ayer, como tantas veces, volvió  a surgir el caso Blesa y el juicio abierto al juez Elpidio José Silva por posible prevaricación...
En un momento de este debate alguien comentó que le resultaba imposible creer que todavía siguiéramos tranquilos los españoles y que Gamonal (Burgos) simplemente fuera la excepción.
Yo suelo ser impulsiva, normalmente, soy la primera en hacer comentarios de este tipo. Pero ayer, mis comentarios marcharon por otros derroteros, pensé y comenté: " igual estamos siendo inteligentes y cautos, igual es lo que esperan que hagamos".
 La mayoría de los españoles somos hijos de perdedores en otras contiendas. ¿Quienes ganan siempre en los enfrentamientos? Los poderosos, los adinerados, los fuertes. Siempre nos aprietan las tuercas hasta el punto en que reventamos, estallamos. Pero también es cierto que, después, los "jodidos" seguimos siendo los mismos, nos hacemos daño entre nosotros, nos destrozamos y ellos observan desde las alturas como les seguimos el juego.
 ¿Hemos pensado cuando "nos acaloramos" lo fácil que sería para ellos, en caso de revueltas, utilizar todos los medios a su alcance para reducir y controlar, conseguir quitarse a los más ruidosos de un plumazo, asustar al resto y coger "nuestras" Leyes para hacerlas "suyas" y modificarlas, con razones dadas por nuestras actuaciones,  para justificar la vuelta a una dictadura enmascarada o no enmascarada?
Creo que los hijos de perdedores no somos tan tontos, no debemos ponerlo fácil, la experiencia debe ser un punto a nuestro favor. Debemos seguir exigiendo que se cumplan "nuestras" Leyes pero desde la palabra , desde nuestros representantes legales, los pocos que quedan honestos e incorruptos, es a ellos a quienes debemos exigir que peleen y batallen por nuestras tierras y por su gente, esa gente que los votó no  para que tuviesen grandes sueldos y privilegios, sino para trabajar y defender las libertades y los derechos de todos los ciudadanos, sin excepción, pues todos estamos representados en nuestro Parlamento.


viernes, 3 de enero de 2014

The moment



Almas libres y sin cadenas ( Sau), sin relojes, comprometidas y luchadoras (Loam), inteligentes, sensibles e irónicas (Pitt), fuertes, pequeñitas  y dulces (ohma), cultas, honestas, sensatas y divertidas ( Cayetano), silenciosas y profundas (Dame), reivindicativas y formadas (FulvaLux), ácidas y criticas (Jordi), fieles y amables (David), agudas y chispeantes (S), perdidas y recuperadas (Pedro H.R.)  ... Y tantas y tantas  más que han llenado horas de silencios y de soledad compartida...Gracias por estar  y feliz 20014.