No tengo talentos especiales pero, si, reconozco que soy tremendamente curiosa

domingo, 26 de enero de 2014

Desde otra perspectiva.



Observando el panorama nacional es difícil no encontrar tema de conversación para la tertulia del café o la infusión (dependiendo). Ayer, como tantas veces, volvió  a surgir el caso Blesa y el juicio abierto al juez Elpidio José Silva por posible prevaricación...
En un momento de este debate alguien comentó que le resultaba imposible creer que todavía siguiéramos tranquilos los españoles y que Gamonal (Burgos) simplemente fuera la excepción.
Yo suelo ser impulsiva, normalmente, soy la primera en hacer comentarios de este tipo. Pero ayer, mis comentarios marcharon por otros derroteros, pensé y comenté: " igual estamos siendo inteligentes y cautos, igual es lo que esperan que hagamos".
 La mayoría de los españoles somos hijos de perdedores en otras contiendas. ¿Quienes ganan siempre en los enfrentamientos? Los poderosos, los adinerados, los fuertes. Siempre nos aprietan las tuercas hasta el punto en que reventamos, estallamos. Pero también es cierto que, después, los "jodidos" seguimos siendo los mismos, nos hacemos daño entre nosotros, nos destrozamos y ellos observan desde las alturas como les seguimos el juego.
 ¿Hemos pensado cuando "nos acaloramos" lo fácil que sería para ellos, en caso de revueltas, utilizar todos los medios a su alcance para reducir y controlar, conseguir quitarse a los más ruidosos de un plumazo, asustar al resto y coger "nuestras" Leyes para hacerlas "suyas" y modificarlas, con razones dadas por nuestras actuaciones,  para justificar la vuelta a una dictadura enmascarada o no enmascarada?
Creo que los hijos de perdedores no somos tan tontos, no debemos ponerlo fácil, la experiencia debe ser un punto a nuestro favor. Debemos seguir exigiendo que se cumplan "nuestras" Leyes pero desde la palabra , desde nuestros representantes legales, los pocos que quedan honestos e incorruptos, es a ellos a quienes debemos exigir que peleen y batallen por nuestras tierras y por su gente, esa gente que los votó no  para que tuviesen grandes sueldos y privilegios, sino para trabajar y defender las libertades y los derechos de todos los ciudadanos, sin excepción, pues todos estamos representados en nuestro Parlamento.


16 comentarios:

  1. Es cierto, los españoles con los que nos relacionamos somos perdedores y luego están los otros, los que hacen las leyes y los que dicen representarnos. No sé, o sí sé,: La solución pasa por nuestras manos, ya sabes, "El verdadero combate empieza cuando uno debe luchar contra una parte de sí mismo. Pero uno sólo se convierte en un hombre cuando supera estos combates".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese primer combate creo que está superado por muchos de nosotros. El segundo, casi lo damos por perdido antes de comenzar.
      Un besote

      Eliminar
  2. Ese representante de la honestidad y del pueblo es el intelectual y, en estos momentos, se encuentran desaparecidos, eso nos lleva a un estado social de absoluto desconcierto y vana protesta.
    Es buena y muy razonable tu reflexión pero es que bien sea demostrando indiferencia, no peleando o organizando la de dios, siempre ganan los mismos, ya está pasando con la crisis, los ricos más ricos y los pobres más pobres.
    Personalmente lo único que puedo hacer, en la medida de mis posibilidades, es mentir, mentirles, porque hay muchos que no merecen la verdad.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero hay verdades difíciles de ocultar, no se puede mentir en cuanto a la situación actual, ni se puede mentir en cuanto a la desilusión, el desencanto, la rabia, la impotencia...que nos producen los acontecimientos que surgen día sí y día también provocados por representantes e instituciones de nuestro país.
      Difícil ocultar estas verdades.
      Un beso.

      Eliminar
  3. El Sábado estuve en la presentación en Hospitalet del documental "El camino" que va de eso. Su tesis viene a ser esa lucha desde el pacifismo y los contras de la violencia van también por tu camino. Yo creo más en la revuelta inteligente y bestia pero como es difícil organizarnos a los españoles tal vez te tenga que dar yo también la razón. Ahora sí, Gamonales hay cada día en España y si sabemos de este es porque hubo cristales rotos y algo más y eso sale en las noticias(aunque falseado, claro). Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sé que hay más de un Gamonal y sé que es difícil mantener la tranquilidad en momentos como estos. Pero también sé que nunca la revuelta inteligente y bestia nos proclamó victoriosos, provocando grandes males a los de siempre.
      Yo, como digo al principio de mi entrada, soy de las que como tú prefiero ver a la gente enfadada, indignada, furiosa y con ganas de decir basta ¡¡Claro que si!!! Pero a veces se me ha pasado por la cabeza que igual la razón, la mente fría, nos beneficie más que ser tan viscerales. ¿En qué momento de revueltas, a lo largo de la Historia, ganaron realmente los perdedores?

      Eliminar
  4. Magnifica reflexión María G, y no estas falta de razón en algunas cosas o quizás en todas, pues es difícil saber quien la tiene hoy en día, pero lo que si es cierto es que llevamos ya mucho tiempo adormilados y encajados en un pasotismos tolerante más propio de un fumador de marihuana, a excepciones puntuales de brotes que se quedan en eso, y de los que este rodillo que pisa y seca la hierba que fumamos, sabe muy bien manejar. Yo no sé si algunas de estas pequeñas revueltas al final encajaran en algo grande o se quedaran en lo que son, pero lo que si se , es que el efecto nocivo a los de arriba es nulo….. ¿Es mejor quedarse filosofando?.. No lo sé... como repito desconozco la solución, aunque los pasos que llevamos no son los acertados..
    Un besote.
    elperroverde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, definitivamente nada de filosofías. Simplemente surgen momentos en los que nos planteamos, cansados de intentar entender a qué juegan con nosotros, si no será lo más fácil para ellos que las revueltas dejen de ser solo revueltas y que les demos las razones que esperan para volver al "principio" sin más esfuerzo que la fuerza. Y ya sabes que cuando se trata de fuerza, los perdedores, siempre somos el pueblo.
      Supongo que esta reflexión llegó en un mal día, jajaja, apenas me reconozco.
      Un besote grande.

      Eliminar
  5. Una reflexión muy acertada que se basa en la experiencia pasada: siempre que hay una guerra, una revolución o un golpede estado, el "pato" lo pagamos los de abajo. Sólo que a veces nos da mucha rabia mirar cómo en otros países como Islandia, los ciudadaos han sabido estar a la altura de las circunstancias y han plantado cara a los bancos y a las sanguijuelas que empobrecían el país. Un ejemplo de cómo sí se pueden solucionar las cosas. Pero, claro, España no es Islandia.
    Un saludo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy cierto, España no es Islandia. Ojalá en algún momento consigamos lo que han conseguido ellos, pero cuesta creerlo. No es que no sepamos estar a la altura, me temo que andamos muy perdidos con la que se nos ha venido encima, era algo que ni imaginábamos.
      Un besote.

      Eliminar
  6. El planteamiento que tú dices lo tiene mi hija que me dice que ahora la gente es más inteligente, osea que ha aprendido de anteriores batallas.
    Yo, a veces, también lo pienso y lo digo que parece que están esperando a que saltemos para privarnos más derechos todavía.
    Me da mucho miedo la ley esa de Seguridad Ciudadana, mucho. Está claro que es para hacernos callar la boca. Qué nos preparan para aplicarlo después de esta ley?
    Mi esperanza:es que pierdan la mayoría absoluta y no la obtenga nadie. Que España se vuelva "ingobernable para el establisment la UE, el FM, etc. Que se abran agujeros vamos, ya sea para respirar o para que los macarras que tenemos ahora no vayan de chulos como está haciendo ahora.
    Creo que habrá cambios a medida que se vaya regenerando la sociedad. Y ellos deben de saberlo ya. Son inevitables. Y sí, me gustaría que fueran sin grandes violencias.
    Bicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, sin grandes violencias, el futuro de nuestros hijos merece la pena y ellos ya se están ocupando de que lo vean negro, Debemos ser inteligentes y no permitir que se oscurezca más.
      Bicos.

      Eliminar
  7. Los versos finales del soneto garcilasiano "Cuando me par a contemplar mi estado" bien pueden aplicarse a tu reflexión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bien pueden, tienes toda la razón.
      Gracias por pasar. Un besote.

      Eliminar
  8. OJALA ESOS POCOS NO CORRUPTOS, NO SE DEJEN CORROMPER.
    UN ABRAZO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es la única esperanza que nos queda en esta historia.
      Gracias por pasar, estas en tu casa. Un besote

      Eliminar