No tengo talentos especiales pero, si, reconozco que soy tremendamente curiosa

jueves, 20 de agosto de 2015

Es fácil tenerte en mi vida.



 Para mi es fácil, quiero a mi familia, quiero a mi esposo, quiero a mis hermanas, a mis amigos...quiero a muchas personas que están en mi vida. Para querer a unas no tengo que dejar de querer a otras, ni ignorarlas, ni perderlas, ni borrarlas , ni eliminarlas...simplemente también te quiero a ti.
Las personas que llegan a mi vida y me hacen feliz y sentir bien,las personas me aportan, son parte de ella y estoy agradecida por tenerlas y disfrutarlas. Desde muy joven aprendí que en cualquier momento te pueden quitar lo que más quieres. Absurdo no abrazar cuando se puede, no besar cuando se puede, no hablar cuando se puede, no reír cuando se puede, no disfrutar cuando se puede...Absurdo negar lo que la vida te da porque, cuando menos lo esperas, te lo quita para siempre y, ese día, no llegarán correos que te digan "te quiero" y entenderás que perdiste algo importante. 

miércoles, 8 de julio de 2015

Que fácil es ser valiente...


A veces no sólo se trata de estar con alguien, se trata de ser feliz con ese alguien y  que la relación no se convierta en tóxica. Solo tenemos una vida y ser feliz en ella es  lo más importante.
A veces, encuentras gente con magia, que no saben que son magia....a veces, vale la pena arriesgar.

martes, 17 de marzo de 2015

Nana de la hierbabuena.

Acabo de ver una película "La voz dormida" del director Benito Zambrano, una película dramática que me hizo volver a pensar (algo bastante complicado a ciertas edades). Pensar en algo que todos nos hemos empeñado en tratar de olvidar, nuestra guerra civil, nuestra posguerra y nuestras dos Españas, terrible dolor el de esas dos Españas.
De golpe todo fluye a flor de piel: tristeza, pena, desesperación, desencanto, rabia...miedo. Sí, a vuelto el miedo.
Cada día veo como nuestros políticos y representantes aparecen en los medios de comunicación, también entiendo la indiferencia y el malestar que provoca la presencia de éstos entre los ciudadanos de a pie, el cansancio. Observo a mis hijos, a los amigos, hablamos y despotricamos de unos y otros , de la situación económica, de la realidad social, de educación, de sanidad.. hablamos y hablamos...y hablamos o, simplemente, los olvidamos. Hoy me he dado cuenta de que necesitamos un parón ¡¡Stop!! Todo esto es bastante más serio, mucho más importante...no se trata de ideología, tampoco de poder, ni siquiera de unas camas de hospital o de unas becas de universidad, tampoco de servicios sociales o trabajo... ¡No! Se trata de personas, de mujeres, de hombres, de niños, de ancianos...¡¡Se trata de vidas!! ¿Acaso hay algo más importante que una vida?
Quiero que mis hijos no sepan lo que significa mirar con odio o mirar con miedo al vecino, quiero que puedan hablar en libertad, con respeto, pero en libertad. Quiero que una idea o unas creencias religiosas no pongan vallas en el mundo o causen muertes. Quiero PAZ para todos, para cada uno de los habitantes de este planeta llamado Tierra porque nadie, absolutamente nadie, merece vivir una guerra. Por tanto, he llegado a la conclusión (soy una lumbreras) de que son muchos los esfuerzos y recursos desaprovechados o mal encaminados, somos unos locos que olvidamos que solo es cuestión de vivir y dejar vivir a los demás.
Debates, encuentros, mesas, parlamentos, presidencias, consejos, organismos....De qué nos sirven todos ellos si lo más importante no importa... seguimos iniciando guerras y destrozando vidas, nos seguimos olvidando de lo más importante, del ser humano.





sábado, 21 de febrero de 2015

Patas arriba.

De un tiempo a esta parte mi vida se ha puesto "patas arriba". Entro y salgo de este espacio como vagando, perdida...decidido, necesito un psicólogo. Soy fuerte, muy fuerte, pero esto me supera, nada es lo que parece y quienes creí que eran no lo son, doy vueltas y vueltas y no encuentro la salida en esta puerta giratoria (pufff) que se ha convertido mi vida.
En unos meses me han hablado de separación, de tumores, de desamor, de amor...la crisis llegó a casa, pese a ser una de las españolas afortunadas y encontrar un trabajo, estoy atravesando una gran crisis, una crisis personal.
No me reconozco. ¿Sabíais que casi nací sola, como Gila? Que, pese a estar rodeada siempre de gente y de actividad, siempre me las arreglé sola, que nadie supo que llevé una adolescencia complicada y triste, que siendo muy joven tuve que cuidar a mi madre hasta que ese tumor cerebral me la arrebató, que cuidé de un padre durante diecisiete años, un padre que nunca me dio un beso, que nunca estuvo y que nunca aprecio que lo necesitaba. Supongo que no, que no lo sabéis porque normalmente estas cosas no se cuentan (como podéis observar estoy como una regadera).  Bien, no voy a seguir porque esto es lo más light de mi vida y dejaría de ser políticamente correcta.
Hablando de política, la izquierda que siempre he defendido ya no es mi izquierda ¿Y ahora a quien apoyo? ¿Por quien me parto la cara en la tertulias?
Hablando de tertulias ¿Se habrán vuelto aburridas porque ya no hablo de política?
Y ya que aparece la palabra aburrimiento... ¿Por qué no he sabido dar un cambio de ciento ochenta a mi vida?
Si continuáis leyendo, cosa que dudo y entiendo perfectamente, apuesto que estáis pensando que mejor calladita, pero...¡ Estoy tan cansada de callar! Valgo más por lo que callo que por lo que cuento, que lo sepáis.
En fin, supongo que todos tenemos un momento como este en nuestras vidas, otra cosa es que vengan amontonados como siempre me ocurre a mi,  y vosotros, personas serenas, maduras,equilibradas y cultas sabéis comprender que una salida de tono, en ocasiones, puede significar un escape o una ayuda para seguir siendo "la mamá cuerda" que mañana encontrarán en el desayuno los míos.
Por cierto, el tema simplemente me gusta y lo estaba escuchando. Se me ocurre algo, a los cincuenta y tantos debería haber desaparecido esta tonta y sensible adolescente ¿Verdad??


martes, 27 de enero de 2015

Susanita, Susanita, lo que se da no se quita.



22 de Marzo, elecciones autonómicas anticipadas en Andalucía...y parecía tonta Susana Diaz.
¿Hasta donde puede llegar el afán de poder? ¿Y el apego a un sillón? Esta señora, pensando que los andaluces (esos por los que asegura poner todo su trabajo y empeño) no damos el nivel intelectual necesario para reconocer una mentira disfrazada de verdad, se dirige a nosotros ¿Para qué? Pues para  comunicar su decisión de adelantar las elecciones autonómicas dada la inestabilidad provocada por sus "socios" de Izquierda Unida.
¿De verdad no le da vergüenza a esta señora ? ¡¡Está insultando a la inteligencia de todos los andaluces!!
¡¡Susana!! ¡¡Susanita!! Que los de Izquierda Unida dicen que lo que se da no se quita. Que ellos no han creado inestabilidad ¡¡Si no se han atrevido en toda la legislatura a exigir nada!! Los deberías entender, ellos, tampoco antes disfrutaron de un sillón y, como tú, es normal que se aferren a él pues, ni una ni otros, fuisteis  elegidos para gobernar Andalucía.
Menudo papelón el de Izquierda Unida, primero decepcionan a gran parte de sus simpatizantes con esa coalición que nadie veía. Después, con su forma de participar en el gobierno y, por último, por permitir que esta señora los deje en semejante posición : ¡¡ Los responsabiliza de su decisión de convocar elecciones anticipadas!!
Menos mal que PODEMOS ver la clara intención de nuestra presidenta y que, en su afán por no perder ni un voto más, a mostrado claro por qué y por quienes se desvive realmente Susana Diaz.

domingo, 18 de enero de 2015

Una relación...¿Extraña?


Hace tres días murió una persona, alguien a quien conocí hace más de 36 años, alguien que llegó a mi vida de manera casi accidental y que a lo largo de todo este tiempo ha ido apareciendo y desapareciendo en ella.
No soy creyente, algo casi evidente y que se deja apreciar en algunas de mis entradas.  Hago esta aclaración para que podáis entender lo complicado de esta relación entre esta persona, sacerdote, y yo. Un sacerdote perteneciente a La Obra, un sacerdote del Opus Dei...y yo...puff, menuda mezcla. 
Pues bien, ayer, fue despedido de la catedral por casi cien sacerdotes, un obispo y numerosos fieles venidos de distintos lugares de nuestra provincia donde ejerció como tal . Fue una despedida a lo grande, se marchó muy bien acompañado pero... la realidad es que murió solo.
Jamás pensé que iría a su entierro, sólo fueron las circunstancias las que me llevaron a asistir a él, me alegró haber estado. Hubo un momento en el que incluso me emocioné, pensé en la cantidad de secretos bien guardados que se marchaban con él, en cuantas personas de las que allí asistían, en algún momento de sus vidas, habían recurrido a él (era alguien influyente en su época) e incluso habían logrado una vida diferente gracias a su ayuda...Y me pregunté ¿Cuantas de ellas realmente sentirán su muerte? En ese momento me di cuenta,¡¡ Yo lo estaba sintiendo!! Lamenté que muriera la única persona capaz de sacar todo el dolor y la pena, la angustia y el amor, la tristeza y la desilusión y la verdad, verdad, de mi vida. La única persona que consiguió una confesión, sin confesar, y que me confió y mostró su parte más humana, más terrenal y más sincera. Me entendía perfectamente, nunca hablamos de "pecado" y jamás pensó que mereciera penitencia. 
Las pocas veces que "permití" un acercamiento sirvieron para enaltecer, por su parte, a los míos y a mí. Y me asombró muchísimo que lo único que le molestase de mi vida fuera mi participación con un grupo "non grato" para él. De hecho no tuvo pelos en la lengua a la hora de reprochármelo. Pero tampoco los tuvo en el momento de elogiarme, incluso delante de terceros, ni de aconsejarme seguir siendo y viviendo como hasta ahora lo he hecho. 
Hace tres días murió una persona desconocida para casi todos, pese a ser reconocida públicamente en numerosas ocasiones. Alguien que formó parte de nuestras vidas en las que no supimos apreciar su presencia y que, probablemente ( estoy segura) también necesitaba que lo escucharan, visitaran y apreciaran y abrazaran. Hace tres días, como él preveía, murió triste y solo, descanse en paz.




lunes, 5 de enero de 2015

Imperfecta.



Son varias las veces en un mismo día en las que pienso, como estoy haciendo justo en este momento, que no soy de aquí ni de allá (como decía la canción) que mi sitio no está en ningún lugar, que no encajo en este puzzle y que, probablemente, soy tan imperfecta, son tantas mis esquinas, que jamás me sentiré parte de un todo porque "ese todo" no acepta a las personas políticamente incorrectas como yo. Ni yo, evidentemente, aceptaré formar parte de quien no me acepte tal cual.
No os asustéis, sólo es un mal día, mejor os quedáis con el post anterior.

viernes, 2 de enero de 2015

Para el Nuevo Año, yo, quiero AMAR.



                                                             
Sí, amar.
-Quiero amar a esos padres que me dejaron demasiado pronto y a los que me ha costado años y experiencia entender.
-Quiero amar a mis hijos más, más de lo que ya lo hago aunque parezca imposible.
-Quiero amar a mis hermanas, que no entiendo como me soportan.
-Quiero amar a mis sobrinos, que ven a su tía como una mujer especial y diferente. Que me buscan cuando se pierden ellos.
-Quiero amar a mis amigos que siempre están y que casi nunca veo.
-Quiero amar a las personas con las que trabajo, esas personas a las que cuido y me cuidan. Personas que me dan tanto por tan poquito.
-Quiero amar mi hogar, que no mi casa.
-Quiero amar mi tiempo y mi paz.
-Quiero amar las cuatro de la tarde y el calor de unas faldillas.
-Quiero amar mis miedos, mi valentía, mi locura llena de cordura.
-Quiero amar esa independencia y fortaleza mía que me niega los mimos y afectos que siempre envidié y que daban a otras.
-Quiero amar mi dulzura mal entendida y esa prepotencia innata que utilizo cada día de coraza.
-Quiero amar la banda sonora de mi vida y mis lecturas a deshoras.
-Quiero amar los recuerdos que me acompañaron y forjaron.
-Quiero amar lo que me dolió y lo que me hizo reír.
-Quiero amar la luz y también las sombras.
-Quiero amar la vida y no odiar la muerte.
-Quiero amar a quien  tanto he descuidado, a detalles.
Y...quiero...quiero amarte a ti.
Porque de todos estos pedacitos, que desatiendo en ocasiones, estoy hecha yo.
Bienvenido seas 2015, aquí te espero y de frente.