No tengo talentos especiales pero, si, reconozco que soy tremendamente curiosa

domingo, 24 de febrero de 2013

Esta generación puente

Sé que algunas personas me leen y sus comentarios, no entiendo por qué, no llegan. Me gustaría que aparecieran todos, enriquecería mi pequeño mundo. De todas formas recibo noticias de ellos/as y siempre es un placer saber que están.
Para esas personas hoy escribo esta entrada, no todas pasamos por el mejor momento, pero debemos mirar en positivo. Somos una generación puente, trabajadora, inteligente, con chispa y fuerza.
Ni todos los corruptos, ni todos los recortes, ni las cifras del INEM nos deben frenar  o asustar, a nosotros, no.
Vimos el final de una dictadura, pasamos a un sistema democrático, nos gobernaron de centro, derechas e izquierdas.
Estudiamos con la Ley Villar Palasí y hemos visto la LOCE, la LODE, la LOGSE...la LOE.
Pasamos de pagar al médico y al practicante en las consultas caseras a Complejos Hospitalarios y turismo sanitario, para estar de vuelta con el euro por receta.
Dejamos de contar la gorda y perragorda, los reales y las pesetas para contar en euros y que nos los cuenten en Europa.
 Esperábamos a nuestros padres en los andenes de su vuelta a Francia o Alemania, ahora, esperamos a nuestros hijos en los aeropuertos, entre manifestaciones y huelgas.
Pasamos de tener un sueldo- normamente el del hombre- sin vacaciones ni extraordinarias a tener dos- hombre y mujer- vacaciones, bajas por maternidad, cuatro extraordinarias...para quedar en paro..
Colgábamos la pequeña bolsa de basura, en la ventana. Después, necesitamos grandes contendores de distintos colores, más tarde, quisimos esconderlos, por estética...hoy los buscamos y revolvemos...por necesidad....¡¡¡.SOMOS LA LECHE!!! ¡¡PODEMOS CON TODO!!!


Alguien me ha enviado esta canción, no pudo comentar, por eso comento yo: ánimo con lo que nos toca, que no es poco pero que, como siempre, nos hará más fuertes.

sábado, 23 de febrero de 2013

Para cuando llegue el final.

Como tantas veces...recordaban...la primera vez que se vieron ( aquel pasillo de hospital), las primeras palabras, el café, paseo por las afueras, algún que otro viaje corto, las manos sobre las marchas...después de tanto tiempo, todo, absolutamente todo, permanecía en la mente de ambos como si del primer día se tratara.
Nada, ni los malos momentos, ni el tiempo, ni la distancia...nada había conseguido distorsionar ni ensombrecer lo sentido y vivido por ambos, todo seguía siendo limpio y sincero entre los dos, a pesar del resto de mundo y sus circunstancias.
Justo en ese momento, comentaban como había pasado el tiempo y como se hacían mayores; los hijos han crecido y viven, como vivieron ellos, sus primeros años fuera del hogar. Todo se ve desde otra perspectiva, ¡Quién no hubiera sido primero anciano y después joven! ¡Con cuanta sabiduría hubieran afrontado la vida! Ahora, se aconsejan uno al otro no intervenir en las decisiones de "sus niños", mejor que sean sus propios errores...
De pronto, ella pregunta: ¿Cuando ya no esté, me recordarás? ¿Recordarás aunque seas muy viejecito?
¡¡Claro que si!! Reponde él, ¡¡Como te voy a olvidar!!! Después, un silencio... unas palabras más... y un beso de buenas noches..."cuando llegue el final, yo, te seguiré pensando".



domingo, 17 de febrero de 2013

La araña y sus finos hilos

¿En alguna ocasión os ha ocurrido que, mientras mayor es el empeño por sentiros  libres e independientes, mayor es la sensación de manipulación y dependencia, mayor el control por parte de los demás?
La tela de araña que teje el poder, es tal, que la situación más insignificante, cuaquier movimiento realizado sin consentimiento y aprobación de los que "se creen gobernantes"...hace que el dispositivo salte, la maquinaria se ponga en movimiento y todos los sectores, incluso los más cercanos, corrijo, sobre todo los más cercanos, caigan sobre nosotros y traten de volvernos al redil "balando" los menos posible.
En estos momentos, entiendo el reconocimiento inexplicable a algunos organismos o personas, el pleno empleo en ciertas  familias, el crecimiento económico de algunas zonas sobre otras, algunas subidas de sueldo por productividad, tantos despachos  y tantas mesas con el juego de las ranas en el monitor...Entiendo, que no hay que demostrar valía sino  pleitesía y que, para conseguir objetivos, basta con arrimarse a cualquier "chupatintas" que "se cree y no lo es", al que habremos de regalar la oreja y agacharnos ante él cuantas veces decida.
Entiendo, que la dignidad está perdida. Y no por los que realmente necesitan ser atendidos y escuchados. Porque, no hay nada más digno, que exigir nuestros derechos como ciudadanos del mundo. Hablo de la dignidad que se pierde cuando dejamos a un lado nuestras ideas y nuestras convicciones, simplemente, para "bailar el agua" a todos estos "politiquillos y demás arrimados". Cuando, nos negamos a dar la cara por una amiga o compañera.Cuando damos un paso atrás dependiendo de quien pague ese día. Cuando nos ponemos zancadillas para apuntarnos los tantos de otros y ...¡¡ No nos sonrojamos!!!...¡¡¡Esa es la dignidad perdida!!!.
Y es, justo esa pérdida, la que nos hace:  más frágiles, más débiles, más vulnerables y menos libres.

viernes, 8 de febrero de 2013

Se me escapa...y no quiero

Nacimos libres, sin ataduras, sin compromisos, sin obligaciones, sin rejas...Todo era limpio, la naturaleza imponía sus leyes y sólo nos preocupaba vivir. De pronto, no sé en qué "jodido" momento apareció el más listo, el que entendió que para ser más fuerte y más poderoso debía poner cercas y crear normas, el que decidió que todos no éramos iguales y que poseer, en todos los sentidos, lo hacía grande. Apareció, en resumen, "el idiota" que nos fastidió la vida.
Y es que son tantos los poderes creados, son tantas las leyes y tantos los tontos que las ponemos en práctica e incluso las creemos, que nos hemos olvidado de lo realmente importante: vivir.
Los años  van pasando: Navidad, rebajas,San Valentín, puente del Día de Andalucía, cumpleaños,  Dia del Trabajo, fiestas patronales, ferias y fiestas de verano, vuelta y vuelta al sol, Día de Todos los Santos, Puente de la Inmaculada...¡¡¡Coño!! (con perdón) ¡¡Ya estamos en Navidad!!!
Seguro que no sólo han pasado puentes o fiestas, algunas cositas más que no vienen al caso, pero ciertamente, ha pasado otro año de nuestra vida. Y yo, a estas  alturas de la película, me niego a seguir jugando al juego que marcan otros, quiero jugar a ser yo misma.
Quiero correr hasta donde mis piernas cansadas me permitan, reir hasta que me duela la tripa, sentir hasta que el corazón estalle, viajar aunque sólo me acompañe una mochila, decir cada día como me siento, lo que siento y lo que pienso, todo eso GRITANDO  para que me escuchen quienes nunca advirtieron mi presencia y, si lo hicieron, me ignoraron como se ignora todo lo que resulta molesto y atenta contra lo establecido. ¿Establecido por quien? ¿Alguna vez pensamos en eso?  ¡¡No!!! Simplemente, como borreguitos seguimos el camino que nos marcan...
Me gusta la vida, me gusta el sol, el aire, la lectura, la musica, la pintura, el teatro, el cine, las tertulias, la naturaleza, los sentimientos, la risa, el llanto, la amistad...y siento que se escapa cada día con historias absurdas que nos obligan a ser mártires para agradecer que respiramos...La vida no es una carrera llena de obstáculos  para conseguir una meta, la vida es nuestro principio y nuestro fin:: vivir ¡¡¡ Queda tanto por hacer!!