No tengo talentos especiales pero, si, reconozco que soy tremendamente curiosa

sábado, 23 de febrero de 2013

Para cuando llegue el final.

Como tantas veces...recordaban...la primera vez que se vieron ( aquel pasillo de hospital), las primeras palabras, el café, paseo por las afueras, algún que otro viaje corto, las manos sobre las marchas...después de tanto tiempo, todo, absolutamente todo, permanecía en la mente de ambos como si del primer día se tratara.
Nada, ni los malos momentos, ni el tiempo, ni la distancia...nada había conseguido distorsionar ni ensombrecer lo sentido y vivido por ambos, todo seguía siendo limpio y sincero entre los dos, a pesar del resto de mundo y sus circunstancias.
Justo en ese momento, comentaban como había pasado el tiempo y como se hacían mayores; los hijos han crecido y viven, como vivieron ellos, sus primeros años fuera del hogar. Todo se ve desde otra perspectiva, ¡Quién no hubiera sido primero anciano y después joven! ¡Con cuanta sabiduría hubieran afrontado la vida! Ahora, se aconsejan uno al otro no intervenir en las decisiones de "sus niños", mejor que sean sus propios errores...
De pronto, ella pregunta: ¿Cuando ya no esté, me recordarás? ¿Recordarás aunque seas muy viejecito?
¡¡Claro que si!! Reponde él, ¡¡Como te voy a olvidar!!! Después, un silencio... unas palabras más... y un beso de buenas noches..."cuando llegue el final, yo, te seguiré pensando".



2 comentarios:

  1. ¿Me recordarás cuando pasen muchos, muchos años?

    Es muy bonito que alguien te recuerde cuando ya no estés, cuando los años te lleven a otra vida, si existe, y aquí quede un trocito de tu corazón.

    Me ha gustado mucho y te mando un gran abrazo esperando que no lo olvides.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Prefiero vivirlo en esta, de la otra no estoy tan segura.
      Triste de quien no deje un recuerdo...triste pasar sin pena ni gloria por esta vida que nos ha tocado.
      Otro abrazo, nunca olvido. Gracias

      Eliminar