No tengo talentos especiales pero, si, reconozco que soy tremendamente curiosa

lunes, 14 de julio de 2014

Certezas como éstas, solo se dan una vez en la vida.



Pues no voy a escribir nada, andáis casi todos de playita, parejas, hijos...algunos nietos...y para los que seguimos como siempre:¡¡ Música!!!, Pero no se me depriman que para eso tengo yo la exclusiva.

viernes, 4 de julio de 2014

Egotismo, sin lugar a dudas.


De un tiempo a esta parte he intentado escribir y me cuesta, me cuesta  hablar de algo que no sea yo, lo que pienso, lo que siento, lo que era, lo que soy, lo que quiero ser (podéis llamarme egocéntrica, lo tengo merecido)...me temo que tengo un problema de psiquiatra¡¡ PIENSO EN MI!
 Deben ser las hormonas, paso por esa edad en la que todo el organismo se revoluciona ( tranquilos que no estáis leyendo a una inmadura adolescente, más bien una inmadura premenopáusica) y la mente hace estragos.
Cuando recordaba, unas entradas atrás, a la niña y adolescente que fui. Decía que aún la encuentro en el espejo en ocasiones:
- Me río  a carcajadas, aunque sé que no es políticamente correcto.
- Sigo llorando cuando nadie me ve pero, no por lo que puedan pensar o creer, simplemente porque es mi dolor y, para mi, no hay nada más íntimo.
- Disfruto con la gente, con toda la gente, hago amistades rápido y siento que es bueno. Me gusta saludar y que me saluden y sonreír y que me sonrían. Me gustan las personas.
- Soy fuerte, muy fuerte, cuando me las tengo que resolver sola (algo muy habitual en mi vida, por las circunstancias y porque me cuesta pedir ayuda horrores) y de soluciones rápidas ante cualquier problema.
-Me implico demasiado, no aprendo,  en situaciones que igual no deberían afectarme.
- Soy muy responsable, sigo siendo responsable.
-Con esta no vale reírse, creo en el amor ( ya ves S, creo en el amor y en ese que no necesita documentos) y, cuando amo, amo más que nadie.
- Un gran secreto, si me miran fijamente y no desvían la mirada, me sigo poniendo totalmente roja y nerviosa, no me gusta que me observen y entonces todo lo hago mal. 
-Me declaro izquierdosa, desde siempre, nací así, pero no sé de quien lo heredé. Con veinte, demostraba tener corazón, con cincuenta, no tener cabeza (lo suelen decir mis amigos de derechas pero yo, ni caso)
- Me gusta ser ciudadana del mundo, CREO, que es bueno ser ciudadana del mundo. Aunque lo mio no son los idiomas,  gesticulo de escándalo.
- Nunca quiero abrir la puerta la primera para entrar a un lugar. Pues todos se vuelven y miran. 
- Soy capaz de defender lo indefendible, si creo en ello. Eso no significa que siempre gane o tenga razón, pero es la mía.
- Admiro a los valientes que tienen miedo y a los que no lo tienen, la inteligencia, la iniciativa, la capacidad de decisión...Y, muy especialmente, la sinceridad.
-Me siguen revolviendo el estómago las injusticias y los abusos.
- No he perdido los sueños, pero duermo mal.
-La música, como digo en mi perfil, forma parte de mi vida.Todo es diferente con una buena banda sonora.
-No soporto que me digan lo que debo o no debo hacer, jamás me gustó lo impuesto, ahora menos...
 -Nunca estoy quieta ( y cuando digo esto recuerdo una anécdota de niña en la que me quedé colgada, por las braguitas de crochet, del cabecero de una de esas camas grandes y doradas que tenía mi abuela...pufff odio estos lapsus)
-Soy la más cabezota del mundo.
En fin, me temo que todavía quedan cosas buenas que ni el tiempo, la experiencia o lo vivido han logrado cambiar en mi.¿ La más importante? ¡Sigo aprendiendo! Sobre todo a vivir como siempre quise hacerlo y nunca me permitieron o me permití (Esa sería otra entrada). Ahora entiendo a aquell@s que consideran los cincuenta una buena edad para recomenzar... Comienzo a ser yo ¡¡Y me gusta!!
Como habréis comprobado, me vuelvo a ahorrar otra consulta del psiquiatra (que corren malos tiempos).