No tengo talentos especiales pero, si, reconozco que soy tremendamente curiosa

domingo, 17 de febrero de 2013

La araña y sus finos hilos

¿En alguna ocasión os ha ocurrido que, mientras mayor es el empeño por sentiros  libres e independientes, mayor es la sensación de manipulación y dependencia, mayor el control por parte de los demás?
La tela de araña que teje el poder, es tal, que la situación más insignificante, cuaquier movimiento realizado sin consentimiento y aprobación de los que "se creen gobernantes"...hace que el dispositivo salte, la maquinaria se ponga en movimiento y todos los sectores, incluso los más cercanos, corrijo, sobre todo los más cercanos, caigan sobre nosotros y traten de volvernos al redil "balando" los menos posible.
En estos momentos, entiendo el reconocimiento inexplicable a algunos organismos o personas, el pleno empleo en ciertas  familias, el crecimiento económico de algunas zonas sobre otras, algunas subidas de sueldo por productividad, tantos despachos  y tantas mesas con el juego de las ranas en el monitor...Entiendo, que no hay que demostrar valía sino  pleitesía y que, para conseguir objetivos, basta con arrimarse a cualquier "chupatintas" que "se cree y no lo es", al que habremos de regalar la oreja y agacharnos ante él cuantas veces decida.
Entiendo, que la dignidad está perdida. Y no por los que realmente necesitan ser atendidos y escuchados. Porque, no hay nada más digno, que exigir nuestros derechos como ciudadanos del mundo. Hablo de la dignidad que se pierde cuando dejamos a un lado nuestras ideas y nuestras convicciones, simplemente, para "bailar el agua" a todos estos "politiquillos y demás arrimados". Cuando, nos negamos a dar la cara por una amiga o compañera.Cuando damos un paso atrás dependiendo de quien pague ese día. Cuando nos ponemos zancadillas para apuntarnos los tantos de otros y ...¡¡ No nos sonrojamos!!!...¡¡¡Esa es la dignidad perdida!!!.
Y es, justo esa pérdida, la que nos hace:  más frágiles, más débiles, más vulnerables y menos libres.

4 comentarios:

  1. Cuesta hacerse a la idea pero la sociedad nos empuja al rebaño y si te sales de él nunca serás felpudo de prebosta, nunca serás soplagaitas de un don nadie, nunca serás planchalevitas y es que no hay nada como bailarle el agua al politiquillo de (mierda) y de turno para conseguir un puesto aunque te tengan que pisar para ello, aunque tú como mujer tengas que doblegarte ante una hiena babosa para conservar el puesto.

    Esta es la sociedad que hemos fabricado, donde tienes que ser pancartero de unas siglas, tienes que hacerte notar para subir en el escalafón aunque seas un "insulto a la inteligencia" seres que se cuentan por miles dentro de esa casta política.

    Aquí los mejores no encuentran trabajo y tienen que emigrar a otros países, aquí triunfa el corrupto, el manos ligeras y el "si jefe".

    Un abrazo y un beso de uno que lucha por la libertad.

    ResponderEliminar
  2. ¿Sabes que me encanta tu despedida? Bueno, me encanta todo tu comentario, porque gana mucho el mio con él, quedó completisimo!!! Jajajaj. Gracias por ser parte de este "tu" blog, muchas gracias.Sigo aprendiendo.

    ResponderEliminar
  3. La gente se comporta como los políticos, la mayoría cambiando de chaqueta según le convenga, fijando su vida en metas banales y estúpidas y pisándose los unos a los otros por conseguir un puesto de trabajo.
    A pocos les importa bailar el agua aun a costa de perder la propia dignidad.
    Tu blog respira honestidad, frescura, ese toque sincero que tanto se necesita en estos días.
    Un abrazo y sigue así.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por visitarme y gracias por tu comentario...seguiré tu consejo.
      Aparece de vez en cuando, serás de gran ayuda. Un beso

      Eliminar