No tengo talentos especiales pero, si, reconozco que soy tremendamente curiosa

miércoles, 12 de marzo de 2014

Espartana, gracias a ti.


Me cuesta mucho hablar de él, no lo hago casi nunca, cito momentos vividos con él, instantes, pero nunca hablo de lo que sentía por mi padre.
Era un alma libre, era diferente, creo que nunca lo conocí realmente. Su forma de vivir y de entender la vida era completamente distinta a como la vivían los padres de mis amigas. El tenía su mundo fuera y la familia en casa, sus cuatro  mujeres, las que esperaban su llegada los fines de semana.
 Era atractivo, alto, delgado, andaba derecho, muy pocos lucían un traje como lo hacía él, siempre olía bien, se afeitaba dos veces diarias y sus ojos brillaban, jugaban y reían en cuanto comenzaba a hablar. No tenía estudios, pero no necesitó mucho para desenvolverse bien entre la gente.  Hacía amigos fácilmente, no se preocupaba de donde venían, no le importaba el status, ni lo que el resto del mundo podía opinar de sus amistades o de él mismo. No lo escuché nunca hablar de nadie ( bueno, ahora recuerdo que había una vecina que caminaba con tacones de madrugada y siempre decía que no estaba bien de la cabeza, pero que no le extrañaba pues su marido igual compartía tacones con ella. Siiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii, podía ser muy malo, pero se equivocaba poco y creo que ese comentario, poco acertado, lo podemos justificar si tenemos en cuenta que llevaba años sin poder dormir tranquilo)
En ocasiones pienso que nunca prestó atención a nada ni a nadie. Sobrevolaba por encima de nuestras vidas, aparecía y desaparecía, pero su presencia siempre estaba. Nunca sabré si realmente alguna vez supo cómo llegué a sentirme, qué me preocupaba, o qué necesitaba en mi vida. Nunca conoceré lo que realmente pensaba de mi, de mis hermanas, de mi madre. ¿Qué significábamos en su mundo ? Nunca hablé con él de mis cosas ni él me  habló de las suyas...Creo que éramos dos desconocidos que comíamos en la misma mesa.
Un desconocido al que quería, sí, lo quería.  Creo que nunca lo supo, nunca se lo dije ni él me lo dijo  a mi.
Nos perdimos mucho los dos. No le conté que temía las noches de invierno cuando no estaba en casa; no le dije que para mí era el padre más guapo de todos; no le di las gracias por darme ese jamón y vinillo cuando me veía mala cara;jamás supo que quería ser la mejor de la clase para que se sintiera orgulloso de mi; ni lo abracé cuando quise hacerlo; ni me besó cuando me veía llorar; ni me preguntó si era feliz; ni le pregunté si lo era él... Sí,  perdimos mucho por no saber hablar de sentimientos ni de afectos, por permitir ganar a la razón, por sentir que aún quedaba tiempo.
Hoy es tarde para él y para mí, pero aprendí de los errores y no puedo permitir que alguien que me importa pueda desaparecer de mi vida sin mirar a mis ojos  y saber quién soy, qué siento, qué pienso, sin llevarse un beso mío, un abrazote de oso o un " te quiero" para recordar siempre.



8 comentarios:

  1. Enorme, detalles, enorme, emotivo y hasta sensual. Gracias por escribirlo y por dejárnoslo leer.
    Un abrazo-e.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me cuesta mucho hablar de sentimientos, no tanto de pensamientos, pero creo que de vez en cuando es bueno que afloren.
      Un besote grande.

      Eliminar
  2. Por cierto, detalles, no puedo darme de alta como seguidor porque no me deja con ningún perfil. Pulso sobre "participar en este sitio" y luego una vez lo he hecho todo bien me dice ERROR. Que sepas que, moralmente, estoy suscrito y, además, te tengo en feedly

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No entiendo a qué se debe, pero ya sé que sigues lo poquito de este pequeño mundo. Y te lo agradezco enormemente.
      Gracias por estar, un besote.

      Eliminar
  3. Joder has hecho que me saliera una lagrimilla!!
    Detalles, normalmente la gente sencilla no demuestra su amor con arrumacos sino como has contado: ofreciendo un vinillo y jamón. Esto lo sé perfectamente. Y estoy segura de que te quiso tanto como tú a él.
    Cuando queremos mucho nos parece que se nota y que no hace falta demostrarlo.
    Yo, tampoco, soy de muchos arrumacos, por eso lo entendí, a tu padre.
    Pero bien cierto es que hay gente que los necesita, que necesita esa proximidad física.
    Lo cierto es que en tu interior has guardado todos estos sentires tan bonitos, y en esto, tu padre ha tenido mucho que ver directa o indirecta.
    Si lo has perdido estos días, lo siento mucho.
    Besotes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fue una relación complicada la nuestra. Pero su forma de vivir y de querer, probablemente, han influido bastante en mi visión de la vida, de las relaciones, de la gente, del tiempo, también de los valores...Era ciudadano del mundo y no le gustaban las normas ni las barreras, nunca fue amigo de lo establecido, creo que se adelantó a su época. En fin, con la sabiduría que dan los años, cada vez lo entiendo más.
      Gracias ohma, hace mucho que lo perdí. Me cuesta hablar de él. Pero el día del padre está próximo, ya sabes que no soy de días especiales, y este año quise hacer la excepción, por ambos.
      Biquiños, gallega guapa, gracias por pasar.

      Eliminar
  4. me ha encantado me llevaste al mio
    si uno pudiera hablerle ahora en este momento de mi vida y decirle que lo quise mucho tanto>>>
    No como a mi madre ella fue sagrada para mi
    Me gusto tu escrito esta lleno de verdades sonoras las de la vida beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces llegamos tarde. Pensamos que todo está dicho, que no es necesario hablar...y nos damos cuenta tarde.
      Gracias por pasar, intenté quedarme en tu blog pero no lo consigo, supongo que tengo problemas de idioma. Lo intentaré más tarde.
      Un bsote.

      Eliminar