No tengo talentos especiales pero, si, reconozco que soy tremendamente curiosa

viernes, 4 de octubre de 2013

Aunque me devores, siempre habrá gente con luz





Había una vez una luciérnaga que, día tras día, era perseguida por una serpiente.
La luciérnaga, ya que estuvo demasiado cansada para continuar huyendo, se detuvo para hablar con su perseguidora.
- ¿Puedo hacerte tres preguntas?
- Como te voy a devorar de todos modos, pregunta lo que quieras. -contestó la serpiente.
- ¿Pertenezco a tu cadena alimentaria? – preguntó la luciérnaga.
- No. – dijo la serpiente.
- ¿Te he hecho algún mal?
- No.
- Entonces, ¿por qué quieres acabar conmigo?
Porque no soporto verte brillar.
Una fábula de autor desconocido.

8 comentarios:

  1. La envidia, ya sabes, es el mal endémico nacional.
    Muy malo caer en el punto de mira del envidioso. Te puede hacer mucho daño. Conozco algún caso terrible.
    Yo, como dijo Fray Luis de León, asumo esos versosque escribió cuando estuvo preso...

    "Aquí la envidia y mentira
    me tuvieron encerrado.
    Dichoso el humilde estado
    del sabio que se retira
    de aqueste mundo malvado,
    y con pobre mesa y casa,
    en el campo deleitoso
    con sólo Dios se compasa,
    y a solas su vida pasa,
    ni envidiado ni envidioso."

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puede ser un buen remedio.
      Me encanta que estos versos engrandezcan mi entrada.
      Gracias por estar. Ando liada pero intento, cuando menos, visitar tu espacio.
      Un besote.

      Eliminar
  2. Yo que me he encontrado con la envidia destructiva una o dos veces no puedo despreciar más a la serpiente. Y eso que yo de luciérnaga tengo lo justo para ver algo. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja! Deja que opinemos los demás sobre "tu luz".
      De serpientes andamos poblados, pero también encontramos alguna luciérnaga en nuestras vidas.
      No dejes de brillar, un besote.

      Eliminar
  3. bonita fábula,...nunca la había oído!
    siempre hay bonitas luciérnagas por ahí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y horribles serpientes, no te fies!!
      Un besote

      Eliminar
  4. La envidia, es envidia y como tal hay que tomarla. todos los conflictos del mundo surgen en torno a eso de, " no soporto verte brillar más que yo ".
    A nivel personal me considero poco creyente; siempre suelo hacer una pregunta en un tono " algo jocoso ". ¿ Cuál es el pecado más capital de todos ? Lo tengo claro, " LA ENVIDIA ", lo trastoca todo...
    Un abrazo amiga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entiendo que todos brillamos en diferentes campos y situaciones, todos tenemos defectos y cualidades. Por eso siempre habrá luciérnagas y unas cuantas serpientes.
      Besotes, amigo.

      Eliminar