No tengo talentos especiales pero, si, reconozco que soy tremendamente curiosa

miércoles, 10 de abril de 2013

Se da el caso.

Se da el caso de una amiga que olvidó pagar veinte euros por su plaza de garaje y a los cuatro días, el Ayuntamiento que ya cobra su correspondiente I.B.I.,  le envía sendas cartas para informarle que sus cuentas bancarias serán embargadas en caso de no pagar en un corto plazo de tiempo, con unos intereses por la demora de casi el doble sobre la cantidad inicial.
Se da el caso de miles de familias que, después de quedar en paro, no consiguen  pagar su letra de hipoteca y están embargadas y desahuciadas.
Se da el caso de padres que avalaron a sus hijos con su vivienda y que, ahora, van a ser desahuciados pese a estar manteniendo dentro de casa a esos hijos y nietos con una mínima pensión.
Se da el caso de personas totalmente legales, buenas personas que nunca estafaron ni robaron, que cada día acuden a comedores sociales y a O.N.G. para poder subsistir.
Se da el caso de inspectores de Hacienda que se dedican a perseguir los trescientos o cuatrocientos...incluso los mil euros del ciudadano de a pie.
Se da el caso de intentar controlar la economía sumergida en lugares donde es la que permite seguir comiendo, pagar la luz o el dentista.
Se da el caso Nóos, personas imputadas que dejan de serlo, imputados que salen de nuestro país para conseguir un trabajo (algo realmente "fácil" en estos tiempos) porque están pasando malos momentos y se encuentran con dificultades para pagar la hipoteca (por no disponer de "liquidez" en estos momentos tan complicados) de, esas casas, que compraron con tanto esfuerzo en Pedralbes.
Se da el caso Bárcenas, fotocopias de fotocopias que aparecen en un medio de comunicación, relevante hasta este momento, y que nos hablan de doble contabilidad, dinero negro, pagos extraños, cuentas en el extranjero...y que estan  haciendo tanto daño a la reputación del ex-tesorero de uno de los dos "grandes" partidos de nuestro país. Y...enfrentando a ese señor con renombrados, conocidos, cargos y ex-cargos importantes de este grupo.
Se da el caso de los E.R.E, en que politicos con ánimo de aliviar a "algunas" (que no todas) empresas en situaciones insostenibles, sin regulación alguna de la Ley, animan a esas empresas a través de "intermediarios" y  con ayuda de los sindicatos a abrir unos E.R.E que prejubilarán a cientos de trabajadores jóvenes y permitirá el cobro por su servicios prestados a los implicados. Con la desgracia de que montones de PIMES y autónomos se hunden cada día, porque realmente (y pese a nuestro esfuerzo por ahorrar y recortar) no había dinero para todas y había que seleccionar.
Se da el caso de que todos saben lo que se cuece y ninguno habla con claridad. Todos son culpables, unos por acción y otros por omisión...¿Hasta cuando tendremos que aguantar los ciudadanos de este país tanta manipulación y engaño?
Se da el caso de que no se puede más, por dignidad.

12 comentarios:

  1. Se da el caso de que hay, siempre los ha habido, vulgares carteristas pero se da el caso de que disfrazarse de político es estar aforado y poder robar a diestro y siniestro, a algunos los pillan, pero son los carteristas de segundo orden, los jefes de la "cosa nostra" siguen limpios, se da el caso de que por robar una aspiradora en un supermercado vas a la trena por más de un año.

    Y aún algunos creen en nuestra "democracia" y aún algunos creen en nuestra "justicia"...

    Yo no

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Democracia" y "justicia" que ya no son nuestras, sólo de unos pocos, y que manejan a su antojo y a su medida.
      Se da el caso de quienes se esforzaron por conseguir esa democracia y justicia real para todos y que ahora se sienten indignados y engañados, nunca derrotados.
      Gracias por estar.

      Eliminar
  2. Me gustaría ser optimista, pero, dada la gravedad de la situación, esto no tiene solución si no se produce un auténtico despertar colectivo. Ciertamente hay organizaciones y colectivos, como la PAH y su valiente portavoz Ada Colau, que están luchando admirablemente, pero es necesario que el país entero despierte y se organice, y es ahí, al contemplar la indiferencia de la gente, donde surge mi escepticismo. Eso sí, escepticismo combatiente, porque yo personalmente no pienso darme por vencido.
    Veremos...
    Un cordial saludo, amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La indiferencia terminará cuando toque a cada uno de nosotros o de los nuestros, pensamos que nunca llegará y somos realmente cómodos. Pero los ahorros de los padres se agotan y, por desgracia, los comedores sociales se llenan cada vez más. Aparecerá gente valiente com Ada y sus compañeros, es cuestión de tiempo, aunque espero que no sea demasiado tarde.
      Saludos y gracias por comentar, pasa cuando quieras

      Eliminar
  3. Sea el caso de... un país donde la única ley que impera en la del embudo: lo ancho para mí, lo estrecho para ti.
    Gracias por el comentario en mi blog.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa ley hará que se pierdan muchos derechos conseguidos a través de los años en un "plis-plas".
      Volvemos atrás sin remedio y seguimos callados viendolas venir.
      Saludos y pasa cuando quieras.

      Eliminar
  4. Y se da el caso, por paradójico e inaudito que parezca, que muchas de esas personas que citas, víctimas y delincuentes, han votado al Partido Popular, nunca una mayoría a arrastrado a la mayoría a tanta indignación.
    (Es la primera vez que leo tu blog y dices "no tengo talentos especiales...", no sé si tendrás talentos especiales pero, desde luego, que tienes un "talento natural" que salta a la vista: tu belleza).

    ResponderEliminar
  5. Sí, se da el caso de que la mayoría puso su confianza en unos y castigó a los otros...Votar con cabeza es difícil en momentos complicados, somos pasionales por naturaleza. De los errores "se supone" que aprendemos...Ojalá así sea.
    Gracias por tu visita y gracias por ese cumplido, pasa cuando quieras. Saludos

    ResponderEliminar
  6. Se da el caso que teóricamente los políticos debieran de buscar el bien común, se da el caso que el sistema democrático con una mayoría absoluta tan aplastante esta en peligro y la democracia se debilita cada día más, se da "no el caso", sino la realidad dura, que con tanto acoso, la clase media esta desapareciendo en detrimento de un cada vez mayor poder de las clases altas que obtienen mayor poder, se da el caso que los indices de pobreza son escandalosos. En definitiva yo pregunto ¿Dónde queda la tan ansiada BÚSQUEDA DEL BIEN COMÚN?.
    Me encanta tu articulo.
    Gracias y besos.Espero tengas un buen fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La búsqueda del bien común se convirtió en la búsqueda de bien para unos pocos. Sí, ahora los pobres somos más pobres y los ricos más ricos ¿Es justo? Pues que responda la justicia, que de eso entiende.
      Gracias a ti, por estar. Un beso

      Eliminar
    2. Desde luego como únicamente se esta consiguiendo algo es a golpe de demanda judicial.

      Eliminar
  7. Una pena la lentitud en muchos "casos".
    Gracias por estar, un beso.

    ResponderEliminar