No tengo talentos especiales pero, si, reconozco que soy tremendamente curiosa

viernes, 12 de octubre de 2012

Vivir no es fácil, pero es precioso

Nadie dijo que vivir fuera sencillo, que abrir los ojos y dejar de soñar fuera fácil. ¡¡¡No!! Pero despertar y sentir el corazón como sigue latiendo, fuerte. Apoyar  los pies en el suelo y saber que aún no te fallan las fuerzas para continuar caminando. Sentir el agua de la ducha sobre tu piel que se despierta. El olor a pan tostado y café. Los primeros rayos de sol que entran por la ventana. El sonido de los coches y la gente por la calle...Buenos días ,vida!!!
Las cosas no son como yo quiero, cambiaría algunas, bueno, muchas. Pero todas me hacen descubrir sensaciones, emociones, estímulos, reacciones...nuevas. De lo más horrible se aprende y de lo más bonito y dulce también y siempre, siempre,  positivo y negativo van juntos de la mano, se complementan:
El dolor tan fuerte del parto y el placer tan dulce del calor del recién nacido. El miedo y sufrimiento ante la enfermedad y el amor y cuidado de los que nos rodean cuando estamos enfermos. La impotencia ante una desgracia y la fuerza y valor para afrontarla. La tristeza de la despedida y la ilusión de encontrarse con lo nuevo...El cansancio después de una caminata, después de un día de trabajo, después de una mala noche, después de una discusión, después de un día de fiesta, después de una mala racha, después de un desengaño, después de un largo viaje...y el descanso del guerrero. El llanto y vacío por las ausencias y la sonrisa por lo vivido y la esperanza de volver a encontrarlo. La rabia, el odio y la maldad...  y el perdón y la bondad a cambio...
¿Quién dijo que vivir  era fácil? No sería yo, pero es precioso. Tengo una vida, única e intransferible, con momentos divinos y otros no tanto, con amigos y enemigos, con recursos o no tantos...Pero de la  que disfruto cada minuto porque sé que no vuelve.Y cuando llegue el momento, quiero contar a San Pedro que aproveché cada oportunidad que se me brindó para ser feliz, que no dejé pasar ningún tren y que, siempre, me mantuve en el empeño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario