No tengo talentos especiales pero, si, reconozco que soy tremendamente curiosa

jueves, 4 de septiembre de 2014

Va por ti, maestro.


Primeros de Septiembre, comienzan los preparativos para el colegio: mochila, material escolar, uniforme...
Un nuevo curso, nueva clase, nuevos compañeros, puede que un nuevo colegio...nuevo maestro...
Parece que fue ayer cuando mi madre me acompañó a mi primer día de clase.  Seis años recién cumplidos, digo "recién" porque  los cumplí en Marzo y, al día siguiente de mi cumpleaños, mi madre perdió un jornal de aceituna para llevarme a la escuela ¡ No tuve que esperar a  comienzo de curso!
Tenía unas ganas enormes de estrenar la cartera de plástico marrón, con un cuadernillo de colorear en un bolsillo transparente y los lápices de colores en el otro (era vistosa, si señor), que me había comprado "Casa Amador", la tienda de la esquina. Un babi de rayitas rosas y blancas, junto con los zapatos "Gorila", completaban mi look de primer día de cole.
Recuerdo los pupitres de madera, en parejas. También la  pizarra, las tizas, la cartilla, el cuaderno de pastas verdes de dos rayas anchas...y recuerdo a mi primera maestra. Realmente esta señora me aportó poco, siempre hacía lana con unas agujas grandes de pasta y se pintaba unos enormes labios rojos, casi tan enormes como ella. Sus parpados eran pesados, apenas los levantaba de su labor y, cuando lo hacía, era para mandar callar... nunca la vi de pie, ni delante de la pizarra. Si lo hizo ,   ese día me lo salté.
Después vinieron más y más años de escuela. Más y más compañeros. Más y más maestros...Algunos, como la primera, solo dejaron anécdotas y vagos recuerdos. Otros, han sido y siguen siendo importantes en mi vida. Yo tuve y tengo grandes maestros:  inteligentes, cariñosos, libres, abiertas, independientes, luchadoras, sinceros, trabajadoras, listos, agudas, participativos...de quienes  he podido aprender mucho y que han colaborado, de una manera clara y reconocida, en formar a la persona que soy hoy.
Pero...tengo mi "ojito derecho", ya sabéis, esa debilidad, ese maestro "especial" que no olvidaré jamás. Ese que aparece como un flash en cada decisión importante, en cada acontecimiento, en cada duda, en cada mala racha (también en las buenas)...en todos los momentos de mis días.
Esa persona que, sin saber por qué razón, ha llegado más, se ha convertido en cómplice, amigo, compañero. Alguien con quien una mirada o un gesto ha sido suficiente para entendernos, que sigue conociendo los pormenores de mi vida, con quien sigo discutiendo y de quien sigo aprendiendo cada día (todavía corrige algunas faltas de ortografía). Un buen maestro al que respeto y admiro, aunque nunca se lo digo, que me ha ayudado a  encontrar un sexto sentido en mi vida y del que espero no tener que desprenderme nunca.
Es un buen momento dadas las fechas y, sobre todo, las circunstancias actuales para hacer un pequeño homenaje a nuestros buenos maestros. Gracias por estar.


22 comentarios:

  1. ¡¡¡Va por tu MADRE!!!... que "perdió un jornal de aceituna para llevarte a la escuela".

    http://youtu.be/QxeFEBSAOUs

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y que lo digas, Loam. Una mujer luchadora y valiente, una buena maestra para la vida de quien aprendí importantes valores.
      En el fondo, y pese a todo, tendré que pensar que he sido una suertuda.
      Suerte la mía encontrar a personas como tú, por estos lares.
      Este Paco Ibañez, está claro que tenemos gustos bastante parecidos. Ya cantaba " a galopar" cuando apenas sabía cantar (sigo sin saber, jajajaj).
      Pocos reconocimientos a esos andaluces que levantaron la cabeza altiva y nunca se dejaron comprar, ni por el dinero ni por el señor, algunos ni por los ERES.
      Me gusta la guinda, gracias por estar y gracias por pasar. Un beso grande.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Emejota, somos de la misma generación, seguro que compartimos bastante más.
      Gracias por pasar, siempre es un placer. Un beso enorme.

      Eliminar
  3. Yo también estaría de acuerdo en rescatar esa amalgama de maestros(y añadiría una psicópata cruel que tuve sobre los diez años). Pero el primer día de colegio no se olvida. A mí me entregaron a traición y con un beso de despedida a ese lugar que nunca me gustó pero al que respondí con buenos resultados. Creo que estudiaba y sacaba buenas notas por timidez y para evitar reprimendas, lo mío eran los comics y los dibujos animados. Pero al final sí, maestros hay muchos en la vida. Ahora hacemos balance y elegimos los que necesitamos y recordamos los que importan. Totalmente de acuerdo con tu excelente post. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo estudiaba por timidez y por agradar a mi padre, quería llamar su atención de alguna manera (ya sabes, patito feo, la del medio, caracter fuerte...).
      Lo mio era la pelota, las canicas...la calle.
      Pero siempre recordaré a algunas personas que me ayudaron a mirar y ver las cosas desde otra u otras perspectivas, que abrieron mi mente en una época difícil de enseñar así.
      Me alegra ver que sigues en contacto, que no nos olvidas y espero con impaciencia tu regreso. Un beso grande, primor.

      Eliminar
  4. Bonito homenaje el que haces a unas personas muy importantes en nuestra educación. Últimamente parece que esta sociedad nuestra ha despertado y vuelve a considerar a estos profesionales, relegados hace poco a un segundo lugar. La escuela es algo realmente importante en la vida de las personas y es mucha la responsabilidad de los docentes.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son muchas las horas y los años que pasamos con los maestros. Y puedo asegurar que la Historia (lo siento), las Matemáticas, Lenguaje,...son materias que puedes volver a recordar con un libro o una consulta en internet. Lo que yo aprendí de algunos de ellos fue a vivir y a pensar por mi misma. No quiero insistir mucho en lo mismo, pero debo admitir que fui, junto con mis compañeros, una privilegiada en aquella época y que han influido bastante en mi manera de ser.
      Estoy segura que son muchos los alumnos que hablarán así de ti, doy fe.
      Un beso grande y muchas gracias por estar.

      Eliminar
  5. Y, queridos maestros (en masculino y plural van inclúidas las maestras) recordad que "mañana será peor". ¡Joder, detalles!¡Qué se animen!
    Te quiero y te adoro y querría tenerte cerca de mí, como una maestra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡jajajajajaja!!!! Pitt, eres imposible.
      Esas cosas sólo las digo a los amigos de confianza, a los que creen en mi buen criterio y en mis reflexiones acertadas (imposible dejar de reir).
      ¿Cómo podría yo animar de semejante manera a unos profesionales ya vapuleados por todos, incluidos niños, padres, gobierno..?
      ¿Estas seguro de lo que pides? Juan Carlos anda encendiendo velas de la buena suerte, solo por leerme. Jajajaja!! Imagina tenerme cerca!!
      Pese a ser otro mal día, te noto bastante animado. Supongo que como ya lo esperabas, lo has afrontado bien.¡¡Animo, campeón!! Tu puedes.
      Muchas gracias por pasar y por hacerme reír (ya sabes que con eso ganas puntos), siempre es un placer. Un beso grandeeee!!

      Eliminar
  6. Es curioso que a mi me pase igual, Detalles. Aquél llorar cuando te dejaban solo tras la puerta de hierro enrejado del colegio que, por cierto, acabó pronto pues luego me gustaba tanto ir que me levantaba el primero para salir cuanto antes hacia la escuela. No sé si los maestros de ahora serán como los de antes, pero los míos, como los tiempos, fueron inolvidables, como los tuyos. Enhorabuena, no todos pueden decir lo mismo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues yo también te felicito a ti, como he podido comprobar, los que visitan este pequeño espacio han sido afortunados en su aprendizaje. Vuestras palabras y reflexiones lo avalan.
      Siempre es un buen momento para aprender, gracias por estar, maestro.
      Un gran beso y salud.

      Eliminar
  7. Ah, se me olvidó decirte que la canción es .... de diez

    ResponderEliminar
  8. Bellos recuerdos de tus primeros años de escuela y de todos aquellos maestros que dejaron huella en ti. Sobre todo aquel, que supo ganarse tu cariño especial y quién te inspiró este momento de homenaje.
    Dios bendiga a los maestros que nos enseñaron a pensar, a elegir, a hacernos dueños de nuestros errores y aciertos. Y Dios perdone aquellos que (con errónea buena voluntad) sólo pretendieron enseñarnos a obedecer ciegamente.

    Detalles, la gratitud, es una hermosa virtud, y tú la tienes.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Debo seguir dando las gracias, en esta ocasión a ti, por entrar en este humilde espacio y enriquecer con tu comentario una entrada inspirada por alguien que ha significado mucho en mi vida .
      Gracias de nuevo y espero verte por aquí siempre que te apetezca, será un placer.
      Ah!! Deberías encender otras tres velas por mi, igual me ayudan.
      Un besote

      Eliminar
  9. El agradecido soy yo. Claro que he de volver. Y no necesitas que encienda velas por ti… tú tienes un brillo propio, tú eres la luz…

    ¡Cariños!

    Pd: (Igual las encenderé, pero que conste, que sólo lo hago por mimarte)

    ResponderEliminar
  10. Por favor, enciendelas!! Igual hasta las necesito.
    Un besote grande.

    ResponderEliminar
  11. Me estoy resistiendo a comentar, por que no tengo nada que decir, de ningun recuerdo, de mis maestros, pero si tengo gratos recuerdos (a pesar de ser antimilitarista) de un militar. teniente (AGUADO) año 1971-72 Cerrro Muriano, y fijaros que nos remontamos a la nefasta epoca del caudillo, este Sr.era antes que teniente PERSONA, antes que teniente AMIGO antes de imponer PEDIR POR FAVOR, etc. Aun todavia no me esplico como y que hacia ese hombre alli,, El a mi, no me enseño nada militarmente,(tampoco queria aprender)(no me interesaba) tampoco se lo proponia. Bueno no puedo dejar esta ocasion, para darle mi muy humilde homenaje, y un abrazo.
    , Y para ti, APRENDIENDO, hago lo mismo, por que mi aprecio es tambien significativo UN ABRAZO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A lo largo de nuestras vidas van pasando personas y personas, pero no todas permanecen en ella.
      Seguro que tu teniente, era una buena persona.
      Besillos

      Eliminar
  12. cuantos recuerdos se anidan en el alma
    me ha encantado leerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, los recuerdos aumentan, como aumentan los años y las experiencias.
      Gracias por pasar, besos.

      Eliminar